4 ago. 2017

Reseña Una caja de discos viejos y unas gafas de sol de 1964. Todo lo que perdí




Título: Una caja de discos viejos y unas gafas de sol de 1964. Todo lo que perdí
Autora: Cristina Prada
Editorial: Zafiro






Sinopsis

Cande Martín ha vuelto a Madrid porque su hermano Rodri la necesita. Pero la ciudad sigue llena de los recuerdos que lleva tres meses tratando de olvidar y, sobre todo, sigue llena de él, de Sergio Herranz.
Sus manos, su olor, sus besos…, tan guapo e inaccesible que duele. Cande lo quería con locura y algunas heridas nunca llegan a cerrarse por mucho que nos empeñemos, por mucho que sepamos que alguien no nos conviene.
Conoce el pasado de Cande y descubre con ella su presente. Si valen más las segundas oportunidades o las nuevas personas que llegan, si el hombre canalla y complicado puede ser el amor de tu vida o si es verdad que las historias que leemos en los libros románticos pueden hacerse realidad.

Opinión personal

            Otra novela de la autora que te atrapa de principio a fin y te deja con la miel en los labios (y de qué manera). Una historia donde vemos el sufrimiento y la impotencia de los protagonistas cuando se anteponen los “no puedo” a los “quiero”, cuando dejarse llevar, aunque sabes que te hundirás, parece la única opción válida. Dos personajes tan contrapuestos que llegan para completar la vida del otro.

           Sergio y Cande. Cande y Sergio. Ambos vivirán una relación tan intensa como efímera pero, cuando vuelven a reencontrarse, todo lo que creyeron dejar atrás sigue más vivo que nunca. ¿Superarán sus miedos y se atreverán a saltar al vacío? Y lo más importante: ¿juntos? Mientras se deciden, aparecerán más obstáculos en el camino que quizá sean insalvables... Candela es una joven extrovertida, inquieta, resuelta, decidida y que va a por lo que quiere y desea. Estudia y trabaja para ser lo más independiente posible y estar al margen de su familia, sobre todo de su hermana Estela. La relación con su hermano Rodri es otro cantar. La adoración que sienten es mutua. El día que Cande cruza su mirada con unos ojos azules, sabe que su suerte está echada y no hay escapatoria. Ella, una enamorada del amor, ¿será capaz de tentar a alguien para el que ese sentimiento no ha existido nunca en ninguna de sus formas? Sergio es el eterno inconformista. No le gusta su trabajo pero lo desempeña a la perfección. Es macarra, sexy e irresistible y vive la vida intensamente y como quiere sin rendir cuentas a nadie, y mucho menos a su familia. Con el único con el que puede contar es Rodri, su mejor amigo y hermano. Hasta que aparece ella. Una joven inocente, especial y llena de luz que le hace replantearse todo en lo que creía. Una historia donde las segundas oportunidades tendrán cabida junto al amor, el sexo, el dolor y la traición.

            Comenzamos la historia descubriendo a una protagonista dolida y con el corazón roto. Poco a poco, a medida que pasamos las páginas, conocemos a la chica pizpireta, alegre y divertida que Cande era. No dejó de serlo del todo pero, en algún momento de su relación con Sergio, perdió parte de su brillo característico. Está tan enamorada que parece que no avanza y continua siempre en la casilla de salida porque, una y otra vez, acaba estampándose con un muro infranqueable. Y es que es duro saber que los sentimientos están ahí y la otra persona es incapaz o se niega a verlos. Por otro lado, Sergio se mantiene con las mismas convicciones durante toda la historia pero no es consciente que Cande lo ha cambiado aunque haya intentado evitarlo por todos los medios. Y cuando se rinde a la evidencia, los errores del pasado que se cometieron en un momento de rabia y debilidad, acaban pasando factura. Os vais a encontrar a unos personajes imperfectos, con inseguridades y temores y con ganas de ser mejores y superarse. Apostarán todo lo que tienen, de una forma u otra, para volver a sentirse completos o sentirse de ese modo por primera vez en sus vidas.

            Cristina ha vuelto a superarse con una novela repleta de erotismo, amistad y amor. Una trama que engancha de principio a fin, intensa, dramática y muy bien descrita y desarrollada. La ambientación y la música que ameniza la historia son ideales. Todo un acierto de la autora ir contando en capítulos alternos el pasado y presente de la historia. Nos hace situarnos en la línea temporal a la perfección y comprobar cómo errores cometidos por los personajes un tiempo atrás, vuelven a repetirse en la actualidad. Si tengo que escoger a algún personaje de la historia como favorito me quedo con ambos protagonistas. Cande es especial, distinta, valiente y muy nosotras. No se rinde y sobrelleva lo que el destino le quiera mostrar. Y Sergio es Sergio. Un chico Prada de manual que en ocasiones me ha costado comprender pero que es fácil querer. Una persona que no ha recibido afecto a lo largo de su vida, es difícil que pueda darlo a los demás. Pero no hay nada imposible, ¿no? Mención aparte merecen las mejores amigas de Candela: Sira y Martina. Son geniales, espontáneas y divertidas.

            Si queréis enamoraros, sufrir y sentiros como si estuvieses en una montaña rusa de emociones, esta es vuestra historia. Y si adoráis los finales de infarto, aun más.

Pd.: Sergio, espero que en la segunda parte de tu historia cures cada uno de los corazones ‘partíos’ que estás dejando a tu paso…

Puntuación: 4.5/5

* Gracias a la autora por el envío del ejemplar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Esperamos encantadas vuestros comentarios siempre que sean hechos desde el respeto y la educación! ¡Gracias soñadores!